Una granja indoor junto a cada ciudad importante en el mundo. La compañía que quiere hacerlo realidad

Una granja indoor junto a cada ciudad importante en el mundo. La compañía que quiere hacerlo realidad

noviembre 10, 2017 0 Por Patricio Cuasapaz

Se ha hablado mucho ya, de la agricultura vertical, el cultivo indoor (cultivo en interiores) tanto a nivel unipersonal como de grandes empresas, que parece que éste es en realidad el futuro de la agricultura, al menos donde el acceso a suelos de uso agrícola es un problema o requiere una gran inversión.

Ventajas de la agricultura vertical

Las ventajas de la agricultura vertical frente a la agricultura convencional, han sido claras durante mucho tiempo. Factores como; el control del clima, la minimización del riesgo de plagas y por ende el uso de los pesticidas; La aplicación muy precisa del agua y los nutrientes, la optimización del espacio para producir más alimentos por hectárea de tierra; y el hecho mismo ubicarse cerca de un área urbana que puede reducir las largas cadenas de distribución y brindar alimentos más frescos en las mesas de los clientes; son las principales cualidades que hacen esta propuesta muy interesante.

Las desventajas de la agricultura vertical

Por otro lado las desventajas se centran principalmente en los costos de instalación, el hecho de requerir una base de conocimientos y experiencia; son las causas que han demorado la expansión de este tipo de agricultura; y, por otro lado optimizar la producción a pequeña escala es muy diferente de hacerlo a gran escala.

Plenty, la compañía que quiere construir una granja indoor gigante junto a cada ciudad importante en el mundo

granja indoorActualmente existen muchas de agricultura vertical que han fracasado o se encuentran en serior problemas, sin embargo existen otras tantas que aseguran haber encontrado la clave, o su nicho de mercado y que visualizan un futuro alentador para estas alternativas de producción.

Empresas como Plenty, ubicada en el icónico Silicon Valley (muy conocido para los fanáticos de la tecnología), creen que han descifrado el código, y actualmente tiene enormes planes de expansión y una cuenta bancaria llena de nuevos fondos de inversión, pero lo más emocionante es que planea construir un almacén vertical de 100.000 pies cuadrados este año en Kent, Washington, a las afueras de Seattle. Se espera que esa granja produzca 4,5 millones de libras de verduras al año.

La empresa recientemente recibió una gran ronda de financiación ( $ 200 millones en julio , la mayor inversión en tecnología agrícola de la historia), incluyendo algunos a través de la firma de inversión Jeff Bezos (Fundador y director ejecutivo de Amazon y descrito como el quinto hombre más rico del mundo en el 2015). Con esto la empresa tiene el capital para crecer apoyandoce también en el aprendizaje automático y la IA (Inteligencia artificial); el respaldo de varios chefs con calificación Michelin; y la experiencia de Kurt Kelty director de tecnología de baterías de Tesla como ejecutivo de operaciones y desarrollo.

La compañía está dirigida por Matt Barnard, inversionista y CTO de Nate Storey, un ingeniero agrónomo que hizo su trabajo de doctorado en torres de cultivo.

La empresa cultiva en torres verticales de 20 pies en lugar de las estanterías con estantes horizontales utilizadas por la mayoría de las compañías de agricultura vertical. En la torre las plantas se encuentran sobre un sustrato sustrato hecho principalmente de botellas de plástico recicladas. La solución nutritiva se alimenta desde la parte superior de la torre y se dispersan por gravedad, lo que permite lo que ahorra dinero, al no ser necesario el uso de equipo de bombeo. Toda el agua utilizada en el proceso de cultivo se recoge y recicla.

Las plantas cultivadas bajo estos sistemas no reciben luz solar, solo luz de lámparas LED colgantes. Este sistema emplea también miles de cámaras infrarrojas y sensores que cubren todo, tomando medidas precisas de temperatura, humedad y crecimiento de las plantas; los datos son utilizados por los especialistas para ajustar el sistema.

Las torres están tan juntas que en efecto llegan a conformar una pared gigante de plantas.

Actualmente, Plenty se está enfocando en plantas como lechuga, col rizada, hojas de mostaza, albahaca, etc., pero aseguran poder usar el sistema para cultivar cualquier cosa, excepto vegetales de raíz y frutos de árbol, el siguiente paso son las fresas y los pepinos.

Prácticamente no hay plagas en un ambiente interior controlado, por lo que Plenty no tiene que usar ningún pesticida o herbicida, lo que les ha permitido certificarse como orgánicos.

Según los datos de Plenty, la empresa estaría en la capacidad de obtener hasta 350 veces el producto de un acre dado de tierra, usando apenas el 1% del agua que se destinaría en la agricultura convencional.

Por su parte AeroFarms, una compañía de Newark, Nueva Jersey con nueve granjas similares, que dice que puede llegar a 130 veces la cantidad de producción por acre.

En cuanto al sabor de sus productos Plenty asegura que sus productos saben mejor que la mayoría de los clientes a los que ahora tienen acceso. Alrededor del 35 por ciento de las frutas y verduras que se consumen en los Estados Unidos hoy en día se importan. Se estima que los productos viajan un promedio de 2,000 millas para llegar a su plato, algunos incluso, han estado en barcos y camiones durante dos semanas antes de llegar a la mesa, lo cual según algunas estimaciones habrán perdido el 45 % de su valor nutricional. Actualmente la agricultura convencional los produce para sobrevivir ese largo viaje con su estética, pero no necesariamente su sabor intacto.

Y ese es uno de los factores clave que ha permitido que surjan muchos planes para construir almacenes en los alrededores de las principales ciudades a lado de los centros de distribución, para minimizar el tiempo de transporte.

La idea es reducir los rangos de días a horas entre la cosecha y el montaje y preparación de la comida, esto también amplia la posibilidad de cultivar hortalizas que no se cultivaban por no ser resistentes al viaje, pese a que disponen de un mejor sabor u otras características apreciables por el mercado.

El objetivo de la compañía es construir una granja indoor a las afueras de cada ciudad en el mundo que contenga más de 1 millón de residentes, aproximadamente 500 en total; incluso la compañía asegura que pueden construir una granja de éste tipo en 30 días y pagar a los inversionistas en un plazo de tres a cinco años, que en comparación con las granjas tradicionales que estiman un retorno de la inversión en 20 a 40 años, resulta una gran apuesta.

La empresa también se ha provisto de pequeños robots (“Schleppers”) que trasplantan las plántulas, porque las torres y las plantas se vuelven tan densas que es difícil para un humano operar entre ellas.

Otro de los factores que ha convencido a los inversores de Plenty, es el costo radicalmente decreciente de la iluminación LED. Aunque la evolución en IA y aprendizaje automático son también muy grandes como para no tomarlos en cuenta. De la misma manera la informática de servicios públicos, el internet de lasas cosas, inteligencia artificial, que hasta hace poco no era asequible, actualmente han alcanzado un nivel de costo y rendimiento que permite a empresas como Plenty afinar sus procesos; incluso pronósticos más optimistas aseguran que en cinco años o menos, la computación logrará ser el doble de potente y a la mitad de su precio actual, permitiendo aún más automatización y optimización en todos los procesos.

La automatización de procesos se traduce en menos mano de obra y por lo tanto en una reducción sustancial de los costos de producción. Que hasta el momento, pese a que muchos procesos se ha automatizado la mano de obra sigue siendo un gran costo, especialmente en tareas como la cosecha de cultivos delicados como las fresas proceso que no se pueden mecanizar fácilmente.

La gran promesa de Plenty es que a través de la automatización y la optimización, puede desarrollar alimentos limpios y de bajos insumos, que sean competitivos con alimentos (moral y químicamente) sucios e intensivos en recursos, ahorrar una enorme cantidad de agua y reducir radicalmente las emisiones de carbono del sector agrícola. Además, podría brindar a millones de personas acceso a frutas y verduras más frescas, sabrosas y nutritivas.

Fuente:

  • https://www.vox.com/energy-and-environment/2017/11/8/16611710/vertical-farms
  • https://www.plenty.ag/