Varios mamíferos serían susceptibles al SARS-CoV-2

octubre 26, 2020 0 Por Patricio Cuasapaz

Algunos animales pueden ser vulnerables al SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19, según el estudio que modela cómo el virus podría infectar las células de diferentes animales, dirigido por investigadores de UCL.

El estudio, publicado en Scientific Reports, reporta evidencia de que 26 animales en contacto regular con personas pueden ser susceptibles a la infección.

Los investigadores trabajaron para entender cómo la proteína de pico del SARS-CoV-2 podría interactuar con la proteína ACE2 a la que se adhiere cuando infecta a las personas.

La investigación se enfocó en determinar si las mutaciones en la proteína ACE2 en 215 animales diferentes, que la hacen diferente de la versión humana, reducirían la estabilidad del complejo de unión entre la proteína del virus y la proteína del huésped.

La unión a la proteína permite que el virus entre en las células huésped; sin embargo, es posible que el virus pueda infectar a los animales a través de otra vía, aunque es poco probable.

Entre los resultados se menciona que para algunos animales, como las ovejas y los grandes simios (chimpancé, gorila, orangután y bonobo, muchos de los cuales están en peligro de extinción en la naturaleza), las proteínas podrían unirse tan fuertemente como lo hacen cuando el virus infecta a las personas.

La autora principal Christine Orengo (UCL Structural & Molecular Biology) menciona que: «Queríamos mirar más allá de los animales que se habían estudiado experimentalmente, para ver qué animales podrían estar en riesgo de infección. Los animales que identificamos pueden estar en riesgo de brotes que podrían amenazar a las especies en peligro de extinción, dañar los medios de vida de los agricultores o actuar como reservorios del virus, con el potencial de volver a infectar a los humanos más adelante, como se ha documentado en granjas de visones».

Mamíferos con los que los seres humanos entran en contacto que están en riesgo de infección por SARS-CoV-2. Veintiséis mamíferos se clasifican en entornos domésticos, agrícolas o zoológicos. Los números representan el cambio en la energía de enlace (ΔΔG) de la proteína S: ACE2.

El equipo de investigación también realizó análisis estructurales más detallados para ciertos animales, para comprender mejor cómo los riesgos de infección pueden diferir entre las especies animales. Al comparar sus hallazgos con otros datos experimentales, establecieron umbrales para predecir qué animales están en riesgo de infección y cuáles es más probable que no puedan infectarse.

Descubrieron que la mayoría de las aves, peces y reptiles no parecen estar en riesgo de infección, pero la mayoría de los mamíferos que revisaron podrían estar potencialmente en riesgo.

El profesor Orengo agregó: «Los detalles de la infección del huésped y la gravedad de la respuesta son más complejos que las interacciones de la proteína ACE2, por lo que nuestra investigación continúa explorando interacciones que involucran otras proteínas del virus del huésped».

Los hallazgos del equipo concuerdan en su mayoría con experimentos realizados en animales vivos y con casos reportados de infecciones. Predicen una posible infección en gatos domésticos, perros, visones, leones y tigres, todos los cuales han reportado casos, así como hurones y macacos, que han sido infectados en estudios de laboratorio.

El autor principal, Su Datt Lam (UCL Structural & Molecular Biology y la Universidad Nacional de Malasia) dijo: «A diferencia de los experimentos de laboratorio, los análisis computacionales que diseñamos se pueden ejecutar de forma automática y rápida. Por lo tanto, estos métodos podrían aplicarse fácilmente a futuros brotes de virus que, lamentablemente, se están volviendo más comunes debido a la invasión humana de los hábitats naturales «.

La coautora, Joanne Santini (UCL Structural & Molecular Biology) dijo: «Para proteger a los animales, así como para protegernos a nosotros mismos del riesgo de un día contraer Covid-19 de un animal infectado, necesitamos una vigilancia a gran escala de los animales, particularmente mascotas y animales de granja, para detectar casos o grupos desde el principio mientras aún son manejables.

También puede ser importante emplear medidas de higiene al tratar con animales, similares a los comportamientos que todos hemos estado aprendiendo este año para reducir la transmisión, y que las personas infectadas se aíslen de los animales y de otras personas».

El estudio fue realizado por investigadores de UCL Biosciences, UCL Science & Technology Studies, National University of Malaysia, King’s College London y Oxford Brookes University, y fue apoyado por Wellcome, la iniciativa Newton Fund UK-China NSFC, BBSRC, EDCTP PANDORA- ID NET, NIHR UCLH / UCL Biomedical Research Center y Medical Research Council.

Fuente: https://www.nature.com/articles/s41598-020-71936-5