¿Podemos crear suelos supresores de malezas?

¿Podemos crear suelos supresores de malezas?

diciembre 20, 2014 0 Por Patricio Cuasapaz

Un estudio reciente de la Universidad de Illinois identifica microbios del suelo que afectan negativamente a la ambrosía y proporcionan una nueva comprensión de las complejas relaciones que se desarrolla bajo la superficie del suelo entre las plantas y los microorganismos.

«Investigadores han estado estudiando la interacción de la planta y suelo por décadas», dijo Tony Yannarell. «Algunos microbios son famosos por su capacidad de cambiar el suelo, como aquellos que están asociados con las legumbres – Ahora tenemos la capacidad de utilizar herramientas de huellas de ADN de alto potencial para estudiarlas y llegar más allá de sólo los que hemos conocido hasta el momento.

Hemos sido capaces de mirar a una comunidad microbiana entera e identificar a los microbios que afectan el crecimiento de la Ambrosía (Ragweed – Ambrosia artemisiifolia)».

Nota: La Ambrosia (Ambrosia sp.) compuesta por 50 especies es una maleza recurrente en el hemisferio norte y su polen es señalado como causa de alergias.

Aunque parece que la conclusión lógica sería simplemente añadir microbios anti-ambrosía al suelo, Yannarell asegura que la inoculación de microbios a suelo no ha tenido éxito en el pasado. Una estrategia eficaz, sin embargo, para suprimir las malezas podría ser el uso de las plantas que se sabe atraerían a los microbios que perjudican a la ambrosía, y de esta manera favorecer el desarrollo de una comunidad microbiana que contrarreste el crecimiento de esta maleza.

El estudio utilizó Girasol y Ambrosía, en ensayos realizados de forma independiente en las instalaciones de investigación agrícola en Michigan, Illinois, Kansas, Dakota del Sur y Oregon, con suelos de la localidad. Estas malas hierbas particulares fueron seleccionados debido a la ambrosía es una mala hierba al este más común del Mississippi y el girasol es más común en Occidente.

El experimento permitió a Yannarell y sus colegas observar cómo tres generaciones de ambrosía y el girasol interactuaron con la comunidad microbiana en el suelo. Las plantas interactúan entre sí indirectamente debido a los efectos diferentes que tienen cada uno de los microbios en el suelo.

«Hemos utilizado el mismo suelo de forma continua por lo que tuvo la oportunidad de cambiar», dijo Yannarell. «Dejamos que las plantas hagan la manipulación».

ambrosia-malezasCuriosamente, no encontraron el mismo microbio anti-ambrosía en los cinco estados. «Las comunidades microbianas son diferentes en cada uno de estos estados, y sin embargo, encontraron los mismos patrones generales en cada estado individualmente», dijo Yannarell. Illinois, Oregon, Kansas y Dakota del Sur (y en el 50 por ciento de los datos de Michigan) cada uno tenía microbios locales que tenían un efecto negativo en la ambrosía. «Esa fue una lección para llevar a casa para mí», dijo, «que los organismos actuales pueden ser diferentes en diferentes lugares, pero todavía se pueden realizar las mismas funciones.»

Yannarell dijo que en la actualidad uno de sus estudiantes de posgrado está estudiando formas de utilizar lo que han aprendido como un método para el control de malezas. «Lo que estamos viendo ahora es el uso de diferentes cultivos de cobertura, muchos de los cuales no se cosechan, pero cumplen su función bajo en el suelo», dijo. «Estamos buscando a cultivos específicos de cobertura que pueden formar una comunidad microbiana mala para las malezas en lugar de pensar en la pulverización. ¿Podemos crear suelos supresores de malezas?»

Traducido y resumido de: http://www.sciencedaily.com/

Link del Articulo: http://www.sciencedaily.com/releases/2014/03/140325133548.htm