¿Que es agricultura de precisión?

¿Que es agricultura de precisión?

La Agricultura de Precisión puede definirse como la estrategia que agrupa a un conjunto de tecnologías encargadas de recoger, procesar y analizar datos temporales, espaciales e individuales, combinándolos con varios tipos de información para respaldar las decisiones de manejo de lotes con características productivas similares y su manejo diferenciado, con la finalidad de mejorar la eficiencia en el uso de recursos, la productividad, calidad, rentabilidad y la sostenibilidad de la producción agrícola.

La agricultura de precisión comprende el uso de tecnologías como: tecnologías formado por el Sistema Global de Navegación por Satélite (GNSS), Sistemas de Información Geográfica (SIG) apoyada con el uso de sensores remotos (satélites y/o drones), automatización de procesos como Machine Learning para generar modelos predictivos​.

La información procesada permite mejorar las estrategias relacionadas con: la densidad óptima de siembra, estimar la cantidad adecuada de fertilizantes y de otros insumos y predecir con más exactitud el rendimiento y la producción de los cultivos, así como fechas óptimas de cosecha.

Importancia de la agricultura de precisión

El objeto de la agricultura de precisión es la de optimizar la gestión de una parcela desde el punto de vista, agronómica porque ajusta las prácticas de cultivo a las necesidades de la planta, reduciendo el impacto ambiental de las mismas y de allí su importancia desde el punto de vista medioambiental.

El ajuste de las prácticas también supone un aumento en la competitividad y por lo tanto una mejora en los resultados económicos.

Otro de los beneficios de la agricultura de precisión consisten en: constituir una memoria real del campo, apoyar a la toma de decisiones, enfocarse en las necesidades de trazabilidad y la mejora continua de la calidad de los productos agrícolas (ejemplo: índice de proteínas en el caso de los trigos panificables).

Etapas e instrumentos de la agricultura de precisión

Son cuatro etapas en la implementación de técnicas de la agricultura de precisión:

Geolocalización de la información

La primera etapa de la agricultura de precisión es la geolocalización de la parcela, que en otras palabras es la delimitación física georeferenciada o con ayuda de un dispositivo GPS.

A partir de allí se pueden obtener información relevante para nuestro cultivo y las herramientas de análisis nos permiten superponerla, de tal manera que se puede generar capas en función del análisis del suelo, análisis de los restos nitrogenados, cultivos anteriores, resistividad de los suelos entre otros. Esta superposición de datos nos permite identificar lotes y segmentar áreas más pequeñas.

La caracterización de la heterogeneidad

La variabilidad entre las áreas diferenciadas pueden deberse al clima (granizo, sequía, lluvia, etc.), el suelo (textura, profundidad, contenido de nitrógeno fósforo y potasio), las prácticas de cultivo (siembra sin labranza), malezas y enfermedades.

Indicadores

En la agricultura de precisión podemos encontrar varios indicadores permanentes principalmente relacionados con el suelo.

Otros indicadores puntuales se encuentran relacionados con el estado actual del cultivo (desarrollo de enfermedades, estrés hídrico, estrés nitrogenado, encamado, daños provocados por las heladas, etc.).

Fuentes de información

Las informaciones pueden proceder de estaciones meteorológicas, de sensores (resistividad eléctrica del suelo, detección a simple vista, imágenes satelitales, etc.).

La toma de decisiones

La decisión puede basarse en modelos de ayuda a la decisión (modelos agronómicos de simulación de los cultivos y modelos de preconización), pero depende ante todo del agricultor, en función del interés económico y del impacto sobre el medioambiente.

Implementación de prácticas de agricultura de precisión

Las nuevas tecnologías de la información permiten que la modulación de las operaciones de cultivo dentro de una misma parcela sea más operativa y facilitan el uso por parte del agricultor.

La aplicación técnica de las decisiones de modulación requiere la disponibilidad del material agrícola adecuado. Se habla en este caso de VRT o de tecnología de índices variables (ejemplo de modulación: siembra con densidad variable, aplicación de nitrógeno, aplicación de productos fitosanitarios).

La implementación de la agricultura de precisión es más sencilla gracias a los equipos instalados en los tractores:

  • Sistema de posicionamiento global (Sistemas GPS)
  • sistema de información geográfica (SIG): programas que ayudan a manipular todos los datos disponibles;
  • material agrícola que pueda practicar la tecnología de los índices variables (sembradora, abonadora).

La agricultura de precisión en el mundo

El concepto de agricultura de precisión apareció en Estados Unidos a principios de los años 80.

En 1985, investigadores de la Universidad de Minnesota, hicieron variar las aportaciones de abonos cálcicos en parcelas agrícolas. Fue en esta época cuando apareció la práctica del grid-sampling (recogida de muestras sobre una red fija de un punto por hectárea).

Hacia finales de los años 80 y gracias a las extracciones realizadas mediante muestras, aparecieron los primeros mapas de preconización para las aportaciones moduladas de elementos fertilizados y para las correcciones de pH.

La evolución de las tecnologías permitió el desarrollo de sensores de rendimiento y su uso, unido a la aparición del GPS, no ha dejado de crecer hasta alcanzar en la actualidad varios millones de hectáreas cubiertos por estos sistemas.

La agricultura de precisión se desarrolla a ritmos diferentes en función de los países.

Entre los países pioneros encontramos por supuesto a los Estados Unidos, a Canadá y Australia.

El país de América latina más involucrado con esta metodología de manejo de cultivos, tanto en tasa de adopción, como en desarrollo de agro-componentes de alta complejidad es sin lugar a dudas la República Argentina.

Impacto económico y medioambiental de la agricultura de precisión

La reducción de las cantidades de nitrógeno aportadas es significativa, el retorno de la inversión se alcanza en varios niveles: ahorro en la compra de los productos fitosanitarios y de los abonos, y mejor valorización de las cosechas.

El segundo efecto positivo se encuentra relacionado con el medio ambiente. En efecto, aportar la dosis correcta en el lugar idóneo y en el momento óptimo sólo puede beneficiar al cultivo, al suelo y a las capas freáticas, y, de este modo, a todo el ciclo agrícola.

La agricultura de precisión se ha convertido en uno de los pilares de la agricultura sostenible, ya que es respetuosa con los cultivos, las tierras y los agricultores.

Se entiende por agricultura sostenible un dispositivo de producción agrícola que pretende garantizar una producción perenne de alimentación, respetando los límites ecológicos, económicos y sociales que garantizan el mantenimiento en el tiempo de esta producción. Por tanto, la agricultura de precisión no hace más que poner la alta tecnología al servicio de esta ambición respetable y loable.

Esta publicación se encuentra actualizando, próximamente:

Cronología de las tecnologías de la agricultura y alimentación
Sistemas de Información Geográfica
Tecnologías emergentes
La agricultura de precisión es un campo de aplicación de las nuevas tecnologías digitales:

Robots
Vehículos autónomos
Imágenes satelitales y con drones
Internet de las cosas (IoT – Internet of Things)
Aplicaciones móviles
Machine Learning