Automatización agrícola. Cultivar hortalizas con robots – Iron Ox

Automatización agrícola. Cultivar hortalizas con robots – Iron Ox

octubre 18, 2017 0 Por Patricio Cuasapaz

Uno de los cofundadores de ésta nueva start up es un ex ingeniero de Google que junto con Pathbreaker y Cherubic Ventures, en abril de 2016 recaudaron $ 1.5 millones en capital de riesgo pre-inicial de “Y combinator”; con la finalidad de reinventar la agricultura convencional y cultivar hortalizas con robots.

Cultivar hortalizas con robots

La idea viene como resultado de los viajes realizados por estos emprendedores y después de hablar con docenas de agricultores y sus empleados. Donde encontraron un común denominador “el trabajo es costoso y difícil de encontrar”; y los productos de alta calidad necesitan un cuidado constante, por lo cual se incrementan los costos de producción.

cultivar con robotsÉstos emprendedores utilizan robots para sembrar, regar y cuidar cuidadosamente cada planta en su invernadero de última tecnología ubicado en San Carlos, California. La atención individual que recibe cada planta de Iron Ox es inviable si se usara la mano de obra convencional; esta automatización no solamente permite reducir los costos de producción por mano de obra sino también brindar mejores productos.

Adicionalmente la empresa no cultiva variedades no GMO; y debido a que las cosechas se realizan diariamente sus productos son frescos incluso cuando ya se ubican en tiendas y restaurantes.

Otro de los puntos a favor de ésta start up es que su sistema hidropónico utiliza un 90% menos de agua que una granja al aire libre; y purifican el agua mediante ósmosis inversa para un crecimiento más limpio, No usan pesticidas, sino más bien han optado por los controladores naturales de plagas como las mariquitas.

Iron Ox no es la única compañía que intenta revolucionar la producción de alimentos. Empresas como Plenty, otra startup del área de la Bahía, recibió recientemente $ 200 millones del fondo Softbank Vision con una misión similar de granjas distribuidas cerca de áreas metropolitanas. Para sus directivos la palabra de moda no es la automatización, sino la agricultura vertical: el cultivo crece en las paredes para ahorrar espacio. Por otro lado AeroFarms quiere interrumpir la hidroponía con neblina que contiene la solución nutritiva, incluso Freight Farms tiene como objetivo cultivar en contenedores de envío.

Los robots usados en la producción de hortalizas

Iron Ox planea utilizar tres robots con inteligencia artificial para trabajar cada acre cuadrado de invernadero.
Dos robots hacen la función de transportadores, levantando y transportando las bandejas de plantas al tercer robot, un brazo robótico que planta las semillas, recorre las plantas juveniles en parcelas más grandes y las cultiva, hace también una imagen de las plantas para verificar si hay enfermedades y finalmente cosecha la planta. Actualmente se cultivan verduras como lechuga y albahaca y los cultivos de gran extensión, como el maíz, no están en la hoja de ruta.

Iron Ox utiliza un sistema hidropónico en el que las plantas están sentadas en conos de plástico, flotando en una balsa con sus raíces sumergidas en agua rica en nutrientes; las bandejas están diseñadas para permitir que las plantas se muevan hacia y desde el brazo robótico. La compañía se encarga del desarrollo de estos tres elementos: el brazo robótico, robot del transportador y sistema hidropónico automatizado por separado.

La recolección de información

Este sistema recoge datos de una media docena de puntos de cada bandeja en el agua por segundo, además de la temperatura y calidad del aire, la luz y la humedad ambiental. Los cerebros del sistema están en el brazo robótico. Si se determina que ciertas plantas necesitan más espacio, el sistema de transporte puede ser convocado para el trasplante. En el caso de la cosecha, las bandejas llegan al brazo.

El brazo se encuentra entre dos bandejas, lo que le permite optimizar el trabajo. Su “mano” robótica se puede reemplazar por herramientas especializadas basadas en la tarea. La empresa Universal Robots es el fabricante del brazo, pero se ejecuta mediante un código de la empresa para la planificación del movimiento. Las cámaras estereoscópicas utilizadas para la imagen de los productos son instaladas e integradas por Iron Ox, y los accesorios adicionales utilizados para inyectar y trasplantar también están construidos a medida por la compañía.

El proceso de cultivo con robots

La siembra se realiza con semillas que son inyectadas por el brazo robótico en pequeños cubos de espuma y los ubica en un cono plástico que protege la base de la planta del daño que las pinzas del brazo robótico podrían ocasionarle, lo que le da a cada planta un lugar estandarizado para agarrar la planta mientras la mueve.

Despues de dos semanas, cuando las semillas han brotado y crecido, el transportador las lleva al brazo. El brazo robótico luego recoge las plantas y las traspasa a una bandeja con más espacio entre cada planta. Cada bandeja está equipada con etiquetas de realidad aumentada que le permiten al brazo reconocer qué bandeja está funcionando y los límites de dónde puede y no se puede colocar plantas.

El proceso de trasplante y retrasplante se realiza cada dos semanas. Cada vez que se realiza éste trabajo dos cámaras ubicadas en el brazo construyen un modelo tridimensional del mismo, que se analiza para comprobar si hay enfermedad y para asegurarse de que está creciendo normalmente. Después de que la planta esté completamente desarrollada el brazo la retira completamente y la coloca en un contenedor plástico para ser enviado.

La compañía aún no ha lanzado su primer invernadero y actualmente dona sus productos cultivados hidropónicos a un banco local de alimentos de San Carlos. Iron Ox quiere construir el primer invernadero para fines de 2017, venderlo a los chefs locales en el Área de la Bahía y luego escalar a las tiendas de abarrotes a principios de 2018.

Fuentes: