La luz negra es posiblemente una de las alternativas a los malos olores en las granjas ganaderas

La luz negra es posiblemente una de las alternativas a los malos olores en las granjas ganaderas

noviembre 2, 2017 0 Por Patricio Cuasapaz

Investigadores de la Universidad Estatal de Iowa han desarrollado un nuevo método para hacer que las granjas ganaderas huelan menos, usando al menos en parte la luz negra.

Los malos olores han sido siempre un problema, especialmente para las granjas que se encuentran en zonas periurbanas donde los olores resultados de las excretas animales pueden llegar a causar muchas molestias.

El proceso propuesto por los investigadores liderados por Jacek Koziel se basa en recubrir una superficie del granero como una pared o el techo, con una fina capa de dióxido de titanio, un compuesto químico utilizado como blanqueador para una variedad de productos como el pan o la pasta de dientes. Ésto sumado a la iluminación del lugar con luz negra, la misma que emite luz ultravioleta de onda larga que al llegar al dióxido de titanio, produce una reacción que neutraliza los olores y descompone los gases malolientes en partículas más pequeñas que no apestan tanto.

Los resultados han sido muy alentadores a nivel de laboratorio utilizando la fotocatálisis alcanzando una reducción de las emisiones de olores en un 16% y al mismo tiempo redujo un 22% del gas ‘clave’, responsable de las emisiones características de olor a sotavento. Los resultados también han sido bastante buenos en pruebas limitadas en el mundo real en una granja de cerdos del noreste de Iowa, con una reducción total del 16 por ciento de los malos olores, según los investigadores. Según los investigadores, su sistema también reduce las emisiones de óxido nitroso (uno de los gases de efecto invernadero) en un nueve por ciento, por lo cual el método también ayuda a reducir el impacto de las actividades ganaderas con respecto al cambio climático.

cerdos malos oloresLos investigadores sugieren que el próximo paso de los investigadores es una prueba más completa a nivel de campo en las granjas de cerdos de Iowa, que incluye recubrir techos de granero y paredes con dióxido de titanio e iluminarlo con luz negra. La idea principal es enfrentar éste método frente a factores externos como el flujo de aire que difiere de una instalación ganadera a otra.

Una vez superada la fase de prueba, el equipo de investigación planea llevar el sistema al mercado con un socio industrial, Pureti Group LLC, que produce el recubrimiento de dióxido de titanio.

Estos hallazgos se suman a otros resultados que el equipo investigador ha tenido con respecto al tratamiento de los malos olores, desde hace aproximadamente 10 años usando luz ultravioleta (UV) para descomponer compuestos que se encuentran típicamente en los olores de cerdos y aves de corral.

Fuente: