Cultivar en contenedores en el Ártico

Cultivar en contenedores en el Ártico

octubre 20, 2017 0 Por Patricio Cuasapaz

La principal motivación para el inicio de éste proyecto fue el alto costo de los alimentos y la falta de oportunidades de empleo en las comunidades. Como es el caso de Churchill, Manitoba – conocidos particularmente por su población de osos polares -, donde lechuga romana puede llegar a costar hasta 8 dólares sin subsidios. Los envíos de productos pueden tardar semanas desde las granjas más cercanas, de tal manera que cuando las verduras llegan puede llegar a convertirse en todo un acontecimiento.

Buscando solucionar estas dificultades un contenedor de 40 pies fue reutilizado para convertirse en un invernadero hidropónico en Spokane, Washington, para luego ser enviado Churchill, que se convertiría en la séptima comunidad en el extremo norte del país en comenzar a usar el Sistema de cultivo ártico (La entrega se habría realizado ya el 19 de octubre).

The Growcer es la startup encargada de la fabricación de las granjas de contenedores de envío y trabaja con las comunidades pequeñas que operan las granjas; ésta compañía nació dentro de un proyecto llamado Northern Innovation Hub, cuyo objetivo es encontrar soluciones a problemas locales como la seguridad alimentaria, la vivienda y el empleo.

cultivar en contenedoresEn este momento, muchas personas en el área luchan por comprar comida. Incluso cuando las tiendas de comestibles obtienen subsidios del gobierno canadiense para compensar los altos precios de los productos, el costo del envío de distancias extremadamente largas y las tasas de deterioro en el viaje significan que las frutas y las verduras siguen siendo bastante caras. Ese costo significa que los consumidores tienen más probabilidad de elegir alimentos empacados no saludables que alimentos frescos lo cual ha elevado el riego de padecer diabetes.

Estas granjas también pueden crear nuevos trabajos, dejando de ganar dinero para empresas sureñas y desarrollando trabajo para pagarle a alguien local.

Las granjas de contenedores de envío no son nuevas, sin embargo la empresa diseñó está lo suficientemente aislada como para soportar días a 60 grados bajo cero y ventiscas. Al invertir más en partes más caras que un kit de granja de interior típico, como las luces de la más alta calidad éste sistema de cultivo puede ser más productivo que una granja similar ubicada en Boston o Nueva York. El costo final de ésta granja es de casi el doble en su construcción, pero puede triplicar los rendimientos que obtendría una unidad de Freight Farm.

El sistema llega con todo lo necesario para comenzar la granja, incluido el material de cultivo, las semillas, la solución de limpieza y varias piezas de repuesto durante 14 meses para cada parte importante del sistema. La comunidad realiza las conexiones necesarias con el agua y listo. Los administradores de la granja no necesitan experiencia previa en la agricultura; la startup trabaja muy de cerca con los clientes, ayudando a desarrollar modelos comerciales personalizados y monitoreando los invernaderos por satélite para ayudar a los administradores a solucionar cualquier problema, sobre todo con la finalidad de permitir que los granjeros ganen dinero y por lo tanto se convierta en un proyecto rentable.

Pese a que las cuentas de energía son relativamente altas requeridas para mantener las granjas calientes, en comparación el sistema es mucho menos costoso que el envío miles de kilómetros de producción. Por ejemplo cultivar el producto es aproximadamente el 25% de su costo en mercados minoristas. Los productores y la tienda de comestibles pueden agregar márgenes de ganancia y los clientes aún pagan un 30% menos de lo comprarían normalmente.

 

Fuente: