Comer menos carne no reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, al menos en ciertas regiones de producción

Comer menos carne no reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, al menos en ciertas regiones de producción

febrero 10, 2016 0 Por Patricio Cuasapaz

Comer menos carne no reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero, al menos eso sería cierto en ciertas regiones de producción, como las del Cerrado, Brasil.

gases de efecto invernadero cerrado brasilEsto podría sonar incongruente, sin embargo de acuerdo a una investigación de la universidad de Edimburgo, Scotland’s Rural College (SRUC) y la Corporación de Investigación Agrícola de Brasil, reducir el consumo de carne de res, podría incrementar las emisiones de Gases de efecto invernadero globales al menos en zonas como en el Cerrado Brasil; este artículo fue publicado en la revista Nature Climate Change.

Según Rafael Silva, autor principal de la investigación, muchas zonas de producción de pasto, se encuentran en pobres condiciones y por lo tanto con una productividad baja y un monto elevado de emisiones de Gases de efecto invernadero. Sin embargo, según el investigador; incrementando la demanda de carne e incentivando a los productores, podría aumentar el almacenamiento de carbono en los suelos mientras se incrementa la productividad, y con ello generar otros efectos positivos como el requerir menos tierra y frenar también la deforestación.

El argumento principal de esta publicación es que mientras que muchos pastos no son tan efectivos para almacenar carbono como los bosques, los pastos brasileños (principalmente Brachiaria genus), tienen una gran capacidad para hacerlo, al menos más que los pastizales encontrados en Europa, esto debido principalmente a sus grandes raíces.

Según el artículo publicado;  en el caso del Cerrado Brasil reducir el consumo de carne puede reducir el incentivo hacia el mejoramiento de los pastos y por lo tanto incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero. Los investigadores presentaron proyecciones en las cuales se estima que de incrementar la demanda de carne de res en un 30%, para el 2030, las emisiones netas podrían disminuir hasta en un 10%, mientras que reduciendo la demanda en un 30% se incrementarían las emisiones hasta en un 9 % más, siempre que la tasa de deforestación no aumente, ya que en dicho caso, las emisiones aumentarían hasta en un 60%.

Mira el video aquí