Combatir el «hambre oculta» con ingeniería genética

Combatir el «hambre oculta» con ingeniería genética

noviembre 16, 2020 0 Por Patricio Cuasapaz

Más de dos mil millones de personas en todo el mundo padecen desnutrición debido al «hambre oculta»

¿Que es el hambre oculta?

El «hambre oculta» es la carencia de vitaminas y minerales esenciales en la dieta, componentes que son esenciales para potenciar la inmunidad y un desarrollo saludable. Las carencias de vitamina A, zinc, hierro y yodo son motivos de gran preocupación para la salud pública. Unos 2000 millones de personas sufren de carencia de yodo en todo el mundo y la carencia de vitamina A se asocia cada año a más de medio millón de fallecimientos de niños menores de 5 años a escala mundial.

OMS

Las personas pobres de los países en desarrollo son las más afectadas, ya que sus dietas suelen estar dominadas por alimentos básicos con almidón, que son fuentes económicas de calorías pero contienen bajas cantidades de micronutrientes.

La desnutrición de micronutrientes provoca graves problemas de salud. Por ejemplo: la deficiencia de vitamina A y zinc son los principales factores de riesgo de mortalidad infantil. La deficiencia de hierro y folato contribuye a la anemia y a problemas de desarrollo físico y cognitivo.

El folato es una vitamina B que se encuentra naturalmente en los alimentos, como hortalizas de hojas verdes, frutas cítricas y frijoles.

MedlinePlus

A menudo, las personas afectadas no son conscientes de sus deficiencias nutricionales, razón por la cual se utiliza el término «hambre oculta».

La Ingeniería genética en el combate del hambre oculta

En un nuevo artículo de Perspective, un equipo internacional de científicos, que involucra a la Universidad de Göttingen, explica cómo la ingeniería genética vegetal puede ayudar a abordar de manera sostenible la desnutrición por micronutrientes.

El objetivo a largo plazo es que todas las personas alcancen una nutrición saludable a un bajo coste, para poder llevar una dieta equilibrada durante todo el año. Para conseguirlo, una de las estrategias implementadas es cultivar alimentos básicos con un mayor contenido de micronutrientes, también conocido como «biofortificación».

Durante los últimos 20 años, los centros internacionales de investigación agrícola han desarrollado cultivos biofortificados utilizando métodos de mejoramiento convencionales, que incluyen batata y maíz con vitamina A, así como trigo y arroz con mayor contenido de zinc.

Los logros de la biofortificación

Varios cultivos se han lanzado con éxito en varios países en desarrollo con beneficios nutricionales y para la salud comprobados.

Se ha logrado un progreso impresionante en la biofortificación de micronutrientes principalmente en cultivos alimentarios básicos primarios.

HarvestPlus, que es un programa del Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Internacional (CGIAR), Programa de Investigación sobre Agricultura para la Nutrición y la Salud, conforman un grupo de instituciones que trabajan en biofortificación en países de ingresos bajos y medianos.

Las instituciones colaboradoras de HarvestPlus han desarrollado, probado, lanzado y promovido cultivos como: arroz con zinc, trigo con zinc, maíz con zinc, maíz con provitamina A, yuca con provitamina A, frijoles con hierro y mijo perla con hierro.

CultivoIncremento objetivoProporción estimada del REP proporcionado antes de la biofortificación (%)Proporción estimada del REP proporcionado después de la biofortificación (%)
Frijoles44 ppm de hierro4585
Mandioca15 ppm de provitamina A0100
Maíz15 ppm de provitamina A055
12 ppm de zinc5075
mijo perla30 ppm de hierro5080
Batata70 ppm de provitamina A0≥100
Arroz12 ppm de zinc4070
Trigo18 ppm de zinc2545
Proporción suministrada por cultivos biofortificados obtenidos de forma convencional

Requerimiento estimado promedio (REP): es el nivel de ingestión dietética diaria promedio que se estima sea capaz de mantener los requerimientos de la mitad de los individuos saludables de un determinado grupo de edad y sexo.

Hernández M.

Aproximadamente 8,5 millones de hogares agrícolas en África, Asia y América Latina cultivan estos cultivos biofortificados. Además, con el patrocinio del Centro Internacional de la Papa (CIP), han liderado el desarrollo, pruebas y la promoción de la batata naranja (alta en provitamina A). El CIP estima que casi siete millones de hogares agrícolas, principalmente en África, están cultivando y consumiendo batata naranja.

Gracias a sus esfuerzos combinados, los cultivos biofortificados ahora se liberan en 40 países de todo el mundo.

Se puede ser aún más eficientes

A pesar de la amplia aceptación de la efectividad de la biofortificación y el alto retorno de la inversión demostrado, el aumento de sólo un nutriente por cultivo (ya sea hierro o zinc o provitamina A) sigue siendo un factor limitante. El proceso de reproducción y liberación de la primera ola de variedades biofortificadas tomó de 8 a 10 años.

En un pequeño número de casos, existe suficiente variación de germoplasma dentro de la especie de cultivo objetivo para agregar un segundo nutriente (por ejemplo, alto contenido de zinc en maíz con alto contenido de provitamina A) utilizando técnicas de mejoramiento convencionales, pero se espera que esto tome de 8 a 10 años más.

La ingeniería metabólica a través de la tecnología transgénica permite introducir múltiples características de biofortificación, que incluyen alto contenido de hierro, alto contenido de zinc, alto contenido de provitamina A o alto contenido de folato, en la mayoría de las variedades de cultivos biofortificados con relativa rapidez (posiblemente menos de 8 o 10 años).

También puede ser posible reducir o detener la disminución de las densidades de vitaminas después de la cosecha y durante el almacenamiento, que se produce debido a la exposición a la luz, el oxígeno y / o las altas temperaturas.

Además, la multi-biofortificación no solo puede crear productos agrícolas con micronutrientes mejorados estables, sino que también puede aprovechar las variedades más rentables, de mayor rendimiento y mejor adaptadas localmente.

Otra ventaja de la ingeniería genética es que se pueden combinar grandes cantidades de varios micronutrientes en el mismo cultivo. Según Howarth Bouis, del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias «Esto es muy importante, ya que las personas pobres a menudo sufren de deficiencias de micronutrientes múltiples».

La ingeniería genética también puede ayudar a combinar las características de los micronutrientes con las características agronómicas que mejoran la productividad, como la tolerancia a la sequía y la resistencia a las plagas, que son cada vez más relevantes con el cambio climático.

Los autores reconocen que muchos consideran la ingeniería genética con escepticismo, a pesar de que se ha demostrado que los cultivos resultantes son seguros para el consumo humano y el medio ambiente.

Una de las razones de las reservas del público es que la ingeniería genética a menudo se asocia con grandes empresas multinacionales. «Los cultivos biofortificados posiblemente reduzcan algunas de las preocupaciones, ya que estos cultivos se desarrollan con fines humanitarios», afirman los autores. «El financiamiento público es clave para una mayor aceptación».

En el artículo de Perspective, los científicos informan cómo la ingeniería genética puede ayudar a mejorar aún más los beneficios de los cultivos biofortificados.

Fuente: https://www.nature.com/articles/s41467-020-19020-4