Amenazas a la agrobiodiversidad

La agrobiodiversidad es el resultado de siglos de selección natural y cultural de plantas y animales por parte de las comunidades agrícolas de todo el mundo. Se refiere a la variabilidad de los sistemas de producción agrícola y su diversidad biológica, así como la variedad de ecosistemas agrícolas y culturales. La agrobiodiversidad es importante porque es la base de la producción de alimentos, la seguridad alimentaria, la nutrición y la salud humana, y es clave para el desarrollo sostenible.

Sin embargo, la agrobiodiversidad se encuentra actualmente amenazada por diversos factores, como la intensificación de la agricultura, el cambio climático, la urbanización y la globalización. Como resultado, se ha producido una disminución de la diversidad genética de los cultivos y los animales, lo que ha llevado a una mayor vulnerabilidad a enfermedades, plagas y eventos climáticos extremos.

Por otro lado, la agrobiodiversidad también se encuentra en peligro debido a la erosión de los conocimientos y prácticas tradicionales de las comunidades agrícolas, así como a la introducción de nuevas variedades de cultivos y animales que no están adaptados a las condiciones locales. Estas amenazas tienen graves consecuencias para la seguridad alimentaria, la salud humana y el medio ambiente, y pueden afectar negativamente a las comunidades agrícolas y su capacidad para adaptarse al cambio climático.

Es importante destacar que la agrobiodiversidad no solo es importante para la producción de alimentos y la seguridad alimentaria, sino que también tiene un valor cultural y social significativo. La diversidad de plantas y animales cultivados y criados por las comunidades agrícolas es un reflejo de su identidad y patrimonio cultural, y está íntimamente ligada a sus tradiciones y formas de vida. Como señala el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), “la diversidad biológica y cultural son dos caras de una misma moneda. La pérdida de una implica la pérdida de la otra”.

Por tanto, es necesario promover la conservación y uso sostenible de la agrobiodiversidad para garantizar la seguridad alimentaria, la nutrición y la salud humana, así como para proteger el medio ambiente y la diversidad cultural. Esto implica la necesidad de fomentar prácticas agrícolas sostenibles que permitan el uso y manejo de la agrobiodiversidad de manera adecuada y responsable.

La conservación de la agrobiodiversidad puede ser promovida a través de diversas medidas, como la conservación in situ de los cultivos y animales en sus lugares de origen, la promoción de la agricultura ecológica y la diversificación de los cultivos y la cría de animales. Además, se deben proteger y fortalecer los sistemas tradicionales de conocimiento y prácticas agrícolas de las comunidades locales, y fomentar su participación en la gestión y conservación de la agrobiodiversidad.

Por otro lado, la globalización y el comercio internacional de alimentos también tienen un papel importante en la promoción de la agrobiodiversidad. Las políticas y acuerdos comerciales pueden promover o limitar la diversidad de cultivos y animales y la capacidad de las comunidades agrícolas para proteger y gestionar sus recursos. Por tanto, se deben desarrollar políticas y acuerdos comerciales que promuevan la conservación y uso sostenible de la agrobiodiversidad y que tomen en cuenta las necesidades y derechos de las comunidades locales.

La agrobiodiversidad es esencial para la producción de alimentos, la seguridad alimentaria, la nutrición, la salud humana y el medio ambiente. La conservación y uso sostenible de la agrobiodiversidad debe ser una prioridad para garantizar el desarrollo sostenible y la protección de la diversidad cultural. Como señala el informe de la FAO sobre el estado de la biodiversidad, “la agrobiodiversidad es una contribución crucial al desarrollo sostenible, y su conservación y uso sostenible son esenciales para asegurar la seguridad alimentaria y nutricional y mejorar la vida de las personas”.

Principales amenazas a la agrobiodiversidad

A continuación, se describen algunas de las principales amenazas a la agrobiodiversidad:

  1. Pérdida de hábitat: La degradación y fragmentación del hábitat natural de los cultivos y animales, como bosques y humedales, es una de las principales amenazas a la agrobiodiversidad. La expansión de la agricultura industrial y la urbanización son las principales causas de la pérdida de hábitat. Una solución posible es promover la agricultura sostenible y la restauración de ecosistemas degradados.
  2. Cambio climático: El cambio climático es otra amenaza importante a la agrobiodiversidad, ya que puede alterar los patrones climáticos y la distribución de especies, lo que afecta la producción de alimentos y la diversidad genética de los cultivos y animales. Una solución posible es promover prácticas agrícolas sostenibles y la adaptación al cambio climático.
  3. Uso intensivo de agroquímicos: El uso intensivo de agroquímicos, como pesticidas y fertilizantes, puede tener un impacto negativo en la agrobiodiversidad, ya que puede afectar la salud de los cultivos y animales y reducir la calidad del suelo y del agua. Una solución posible es promover prácticas agrícolas sostenibles, como la agricultura ecológica, que reducen el uso de agroquímicos y promueven la biodiversidad.
  4. Homogeneización de la agricultura: La agricultura industrial tiende a promover la producción de un número limitado de cultivos y razas de animales, lo que reduce la diversidad genética y aumenta la vulnerabilidad de los sistemas agrícolas a enfermedades y plagas. Una solución posible es promover la diversificación de cultivos y la cría de animales, así como proteger y fortalecer los sistemas tradicionales de conocimiento y prácticas agrícolas de las comunidades locales.
  5. Pérdida de diversidad genética: La pérdida de diversidad genética es otra amenaza a la agrobiodiversidad, ya que reduce la capacidad de los cultivos y animales para adaptarse a los cambios ambientales y a las enfermedades. Una solución posible es promover la conservación de variedades y razas locales y tradicionales, así como el intercambio de semillas y material genético entre comunidades y países.

En conclusión, la agrobiodiversidad enfrenta diversas amenazas, como la pérdida de hábitat, el cambio climático, el uso intensivo de agroquímicos, la homogeneización de la agricultura y la pérdida de diversidad genética. Sin embargo, existen soluciones posibles para enfrentar estas amenazas, como promover prácticas agrícolas sostenibles, restaurar ecosistemas degradados, diversificar cultivos y cría de animales, entre otras.

Patricio Cuasapaz

Autor de AgropPROD - Noticias de tecnología agrícola. Consultor Agrícola, en planificación territorial y Marketing Digital.

Deja un comentario